Salta a contenido principal

Caries y dientes fuertes: Preguntas frecuentes

¿Placa vs. sarro?

Básicamente, el sarro es placa que no se trató, empeoró y se convirtió en una superficie más dura sobre los dientes, que solo el dentista puede eliminar. La placa es una película gruesa sobre los dientes, compuesta de saliva y partículas de comida atascadas que se acumulan en el borde de las encías. Si la placa no se elimina todos los días mediante un cepillado suave, hilo dental y el poderoso enjuague bucal antiséptico LISTERINE®, puede endurecerse más y convertirse en sarro. El ácido de la placa puede atacar los dientes poco después de las comidas; si no se limpia, puede atravesar el esmalte y generar caries. La placa también daña las encías y puede causar enrojecimiento, inflamación y sangrado al cepillarse o, incluso, el retroceso de las encías.

El sarro es una costra dura y porosa. Es amarillo o amarronado, y aparece en el borde de las encías. El sarro es placa que no se eliminó y se endureció con los efectos de los depósitos minerales de la saliva. La acumulación de sarro provoca caries y el deterioro y posterior caída de los dientes, además de la enfermedad de las encías. Si no le elimina, sigue aumentando y calcificándose. Solo el dentista puede eliminar el sarro de tus dientes con herramientas profesionales. Cepillarse, así como usar hilo dental, enjuague bucal LISTERINE® y un dentífrico para controlar el sarro puede prevenir esta situación.

¿Qué es el flúor?

El flúor es un elemento natural que previene el deterioro de los dientes al ingerirlo o aplicarlo sobre los dientes como solución tópica. El flúor puede reducir la cantidad de caries en los dientes. El ácido de la placa provoca la pérdida de minerales en los dientes (desmineralización), que conduce a su deterioro. Sin embargo, la formación de caries puede revertirse mediante la remineralización o el depósito de minerales en las zonas dañadas de la boca. La aplicación tópica de flúor puede acelerar la recuperación de los minerales perdidos.

Cuando el estómago y los intestinos incorporan flúor, el organismo lo absorbe para fortalecer los dientes. Con frecuencia se encuentra en el agua potable, en cantidades suficientes como para reducir las caries. Esto depende del área del país en la que te encuentres (y de si bebes agua corriente o filtrada/envasada). También puedes obtener pequeñas cantidades de flúor si consumes determinados alimentos, como espinaca, zanahoria, espárrago, la mayoría de los mariscos, té y las comidas preparadas en agua con flúor, o si usas un dentífrico con flúor y el enjuague con flúor LISTERINE®.

¿Los dientes de leche son tan fuertes como los permanentes?

Sí, pero no todos saben que los dientes de leche tienen una densidad menor que la de los dientes permanentes y que se gastan más rápido. También son más blancos que los dientes permanentes (que también se denominan “dientes definitivos” o “dientes adultos”). Lógicamente, los dientes permanentes son un poco más amarillentos.

¿Los dientes de leche son más blancos que los permanentes?

Si bien los dientes de leche son más blancos que los permanentes, las capas de dentina y el esmalte de los dientes de leche son más delgados en comparación con los permanentes. La pulpa también es más grande en relación con el resto del diente, lo que significa que cuando tu hijo tiene una caries, esta puede alcanzar el nervio del diente mucho más rápido. Por este motivo, los controles odontológicos en los niños son extremadamente importantes. Los dientes de leche también tienen raíces más cortas y no están tan arraigados al hueso, lo que les permite caerse con mayor facilidad. Esto también les otorga a las raíces de los dientes permanentes más espacio para crecer por debajo de los dientes de leche.

¿Las dentaduras postizas necesitan enjuague bucal?

Sí, debes enjuagar tu dentadura postiza y cepillar las partículas de alimentos y la suciedad dos veces al día. Utiliza tabletas dentales que se disuelven en agua y sumerge la dentadura postiza en la solución de limpieza dentro de un recipiente. Siempre limpia las dentaduras postizas sobre una toalla suave o un recipiente con agua hasta la mitad, ya que pueden estar resbalosas y romperse con facilidad si se caen. Cepíllalas con un cepillo de cerdas suaves y agua tibia. Limpia la dentadura postiza profundamente. Luego utiliza enjuague bucal LISTERINE® para mantener una sensación de frescura y limpieza en la boca. Debes sumergir la dentadura postiza en enjuague bucal cuando no se encuentre en tu boca.

¿Mi hijo debe sumergir sus aparatos dentales en enjuague bucal todos los días?

Para mantener el daño bacteriano en un nivel mínimo, muchos ortodoncistas recomiendan que las personas que usan aparatos dentales se enjuaguen dos veces al día con enjuague bucal LISTERINE®, pero no es necesario que sumerjan los aparatos en enjuague bucal.

Powered by Translations.com GlobalLink OneLink Software