Salta a contenido principal

4 momentos que desconocías que pueden causar mal aliento en cualquier lugar

Aunque estés pendiente de tu higiene bucal, puedes tener mal aliento de todas maneras. Aquí tienes situaciones comunes de todos los días que podrás solucionar con un enjuague rápido.

Un día ajetreado en la oficina

El mal aliento acecha en cada cubículo. Ya sea que hayas almorzado rápido porque tenías que correr de una reunión a otra o hayas comido ese riquísimo pastel en un cumpleaños o bocadillos por la tarde, todos estos alimentos azucarados con un alto nivel de proteínas pueden hacer que tu aliento no esté tan fresco como tus ideas para impulsar las ventas.

Primera cita

Conocer a alguien por primera vez debe ser estresante. Pero lo importante es no entrar en pánico. Aunque te hayas cepillado, hayas usado hilo dental y te hayas enjuagado antes de llegar al restaurante, el estrés puede secarte la boca y causar olores desagradables. Eso puede arruinarte la posibilidad de pasar una noche agradable.

Tragos con amigos

Reunirse con amigos siempre es una buena manera de liberar estrés. Pero cuanto más brindes por los buenos momentos, más probable es que disminuya la producción de saliva en tu boca. Eso genera un ambiente propicio para las bacterias que causan mal olor, que pueden permanecer allí una vez terminada la fiesta.

Café en el viaje diario al trabajo

Detenerse a tomar un café camino al trabajo puede ser parte esencial de tu rutina. Especialmente, los lunes por la mañana. Es posible que desees tomarte 30 segundos y limpiarte la boca rápidamente antes de saludar a tus compañeros de trabajo con aliento a café.

Powered by Translations.com GlobalLink OneLink Software