De acuerdo con una encuesta realizada recientemente, el blanqueamiento dental es uno de los tratamientos estéticos más requeridos en el consultorio del dentista.

Tratamientos de blanqueamiento en el consultorio

El dentista puede realizar un tratamiento profesional de blanqueamiento dental, que incluye la aplicación de sustancias fuertes en las piezas dentales al tiempo que se toman precauciones especiales para proteger las encías y el resto de la boca (normalmente, el procedimiento incluye la aplicación de geles con amortiguadores que protegen a los dientes del daño). Estos tratamientos les dan a los dientes un brillo significativo y un tono 10 veces más blanco. Sin embargo, solo blanquean los ocho incisivos.

Tratamientos de blanqueamiento que puedes hacerte tú mismo

Con la aparición de nuevas técnicas para usar en el hogar, el blanqueamiento es más popular que nunca, y es una manera rápida y fiable de reforzar la confianza. Los blanqueadores que tú mismo puedes aplicarte están disponibles en cualquier farmacia, y se han convertido en alternativas populares y asequibles para los tratamientos profesionales. Algunas opciones que se pueden buscar son las siguientes: enjuague bucal blanqueador, como LISTERINE®, pasta de dientes blanqueadora, tiras blanqueadoras, gel dentífrico para pincelado, placas de mordida con gel y goma blanqueadora. Las asociaciones de odontología estética consideran que estos métodos de blanqueamiento en el hogar, que se usan bajo la supervisión de un dentista, son generalmente seguros. No obstante, si te han diagnosticado un problema o una enfermedad en las encías, en los dientes o en la boca (o hay sospecha de alguno de ellos), debes consultar primero al dentista antes de usar las técnicas de blanqueamiento que tú mismo puedes implementar. Además, debes seguir las indicaciones del envase y, si tienes efectos secundarios, como sensibilidad dental, debes consultar al dentista.

ARTÍCULOS RELACIONADOS