La gingivitis es la etapa más temprana de la enfermedad de las encías y es causada por la acumulación de placa en los dientes.

Fijar una rutina diaria de salud bucal

La causa más común de gingivitis es la placa que se acumula a causa de la eliminación inconstante o inadecuada de la placa a través de nuestros hábitos de cuidado oral diarios en casa. La acumulación de placa que causa la gingivitis puede prevenirse con el cepillado dos veces al día, uso diario de hilo dental y de un enjuague bucal antiséptico efectivo como LISTERINE® dos veces al día. En la mayoría de los casos, la gingivitis puede prevenirse a través de hábitos de cuidado oral diarios completos y eficaces, además de visitas regulares al dentista para realizar una limpieza profesional profunda de los dientes. No obstante, en el caso de la periodontitis, tu dentista o periodontista puede recomendar opciones de tratamiento profesional.

Visita a tu dentista regularmente

Las visitas regulares al dentista y las limpiezas profesionales pueden ayudar a garantizar bocas más sanas y limpias. La mayoría de las personas deberían visitar al dentista cada seis meses para un chequeo de rutina y limpieza con el objeto de prevenir la acumulación de placa y, de ser necesario, quitar el sarro de los dientes. Si notaste algún signo de posible gingivitis, asegúrate de preguntarle a tu dentista o higienista cómo puedes mejorar la salud bucal.

Ilustración de una boca abierta
Encías y enfermedad de las encías
PREVENCIÓN DE LA ENFERMEDAD DE LAS ENCÍAS

Periodontista y dentista

Un periodontista es alguien que se especializa en la prevención, el diagnóstico y el tratamiento de la enfermedad de las encías. Podría decirse que un dentista general es más como un médico clínico de la boca y un periodontista alguien que se concentra en las encías y en el hueso que sostiene los dientes.

Tratamientos para la enfermedad periodontal avanzada

Si la gingivitis evoluciona hasta convertirse en periodontitis, es necesario hacer tratamientos más amplios para abordar el problema. Algunos tratamientos comunes son la descamación y el alisado radicular (limpieza profunda).

Mediante la descamación se retira la placa y el sarro que se aloja debajo del borde de la encía, mientras que el alisado radicular suaviza la raíz del diente, lo cual ayuda a que las encías vuelvan a sujetarse al diente. En casos avanzados, el dentista o periodontista puede también recomendar una cirugía.

ARTÍCULOS RELACIONADOS